Alef: Salmo 119:1-8

AlefCon la excepción del versículo 115, sólo los versículos 1-3 del Salmo 119 no hablan directamente con Dios. (“Bienaventurados los que guardan sus testimonios”, no “tus testimonios”.) Entonces, los versículos 1-3 funcionan como una introducción para la oración del resto del salmo.

Andrew Bonar puso a esta parte del salmo el título “El peregrino empieza su viaje.” Esta es una imagen perfecta para el viaje del salmista, cual se prepara para cantar la excelencia de la palabra de Dios de la “A” a “Z” (de alef a tau, de hecho); para el creyente, mientras sigue a la ley de Dios a través de su vida; y para nosotros, empezando a memorizar el salmo. Se repite la imagen del peregrino varias veces en el salmo, por ejemplo en el versículo 54: “Cánticos fueron para mí tus estatutos en la casa en donde fui extranjero.” Veremos que la memorización no es una mochila encima del peregrino; es su báculo. No es un peso que lo impide, es un apoyo que le permite estar siempre en contacto con el camino de Dios.

Hay una conexión clara entre los versículos 5 y 6. Eso no te parecerá raro ahora, pero la verdad es que hay muy pocos versículos en este salmo que funcionan juntos como estos dos. También hay una conexión entre los versículos 5 y 8. En el versículo 5, el salmista reconoce la necesidad de seguir a los estatutos de Dios, y reconoce también su tendencia de desviarse de ellos. En el versículo 8, expresa una decisión firme: “Yo guardaré tus celeb sextapes estatutos.” Con esta determinación de seguir a Dios, empieza su viaje–todavía reconociendo su tendencia de desviarse, y pidiendo a Dios que no le abandone cuando lo haga. (Ver 2 Sam. 7:13-15)

Notas sobre emorización

Las fotos, márgenes, etc., nos ayudarán a recordar esta parte del salmo. En nuestra familia, pondremos esta página en la pared durante el mes de septiembre.

Sugiero que memorices al menos un versículo al día en los primero ocho días del mes, y repetirlos varias veces durante el día para el resto del mes. Repitelos hasta que estén en tu mente como la letra de una canción, para que, a medida que recites un versículo y llegues a las últimas palabras del mismo, el principio del versículo siguiente surja automaticamente. Repitelos andando, nadando, trabajando. O durante los anuncios, si quieres.

He marcado la “O” en “Ojalá!” porque he encontrado que es demasiado fácil de olvidar exactamente donde están en el salmo las interjecciones “Oh” u “Oh Jehová”. Ayuda exagerar las “¡Oh!” cuando
repetimos los versículos.

Sólo en los últimos dos versículos en Alef, y en Bet también, se utilizan verbos en el tiempo futuro. (Curiosamente, con la exception de la palabra “limpiará” en el versículo 9, esto es verdad también de los versículos de Bet, 7-16.) He marcado dichos verbos aquí en los versículos 7 y 8.

Incluyo el primer versículo de la parte siguiente (el versículo 9), para que podamos acostumbrarnos a decirlo despúes del versículo 8. Eso nos ayudará a avanzar fácilmente de una parte a la otra. La segunda foto, que tiene conexión con el versículo 7 y también con el versículo 9, nos ayudará en la misma manera.

Los comentarios están cerrados.