Sámec: Salmo 119:113-120

SamecLa sección de Sámec incluye un versículo único, el versículo 115.  Es el único versículo en el salmo (además de los versículos introductorios celeb sex tapes 1-3) que no es dirigido a Dios.  Este versículo también está marcado por la ocurrencia única en el salmo (en la versión Reina-Valera 1960 y mayoría de las versiones) de la palabra “Dios”.

Tuve un poco de temor cuando comencé a escribir la melodía para la sección Sámec para ayudar a memorizar estos versículos a mi hija de diez años, Andrea. Las canciones que escribo para Andy tienden a ser simples y animadas.  Tres acordes, ninguno de ellos menor, simplemente una melodía feliz que le ayude a que sus versículos se queden en su mente. Pero la canción para Sámec no será una canción típica para niños; al final de todo, ¿te gustaría realmente que tus hijos anden alrededor de la casa cantando “Aborrezco a los hombres hipócritas”?

Claro, también hay mucha devoción a Dios y a su palabra en estos ocho versículos.  Repetidamente el salmista salta entre los temas del rechazo a los malvados (113, 115, 118, 119) y el constante amor de Dios (114, 116, 117; al igual que la segunda mitad de los versículos 113, 115 y 119).  Y supongo que ahora es un buen momento que Andrea comience a aprender que la devoción a Dios significará ir en una dirección muy diferente a la de los que no le aman.  Espero que un día ella tenga la sencilla pero profunda madurez demostrada en el versículo 115, que cuando otros le tienten a hacer algo malo, ella pueda decir, “¡Apartaos de mi, estoy ocupada!” y que continúe siguiendo el camino de Dios.

El despido del maligno es, al final, otra manera en la que el salmista puede expresar su amor a Dios.  El los rechaza (vv.113 y 115) porque Dios también les rechaza (118, 119).  ”Hollaste a todos los que se desvían de tus estatutos, porque su astucia es falsedad”.  Los malvados quedan atrapados en sus propias telarañas; ellos son engañados y también engañadores.  ”Su decepción en los demás es una mentira a ellos mismos”, dijo J.A. Alexander.  Esta es una decepción agotadora, una serie sin fin de atajos que llevan a calles sin salidas.

Toda vida sin Dios es una chapuza al igual que un pecado, y se alimenta de promesas irrealizables.
–Alexander Maclaren

El “por tanto” del versículo 119 puede servir para uno de dos propósitos. El salmista pudiera estar diciendo “Amo tus testimonios para no sufrir el destino del malvado”, o “amo tus testimonios porque juzgas al malvado fielmente”. De la manera en que Alexander nota, “La tendencia purificadora de los juicios de Dios en sí, son la razón para deleitarse en ellos”.

Mientras comenzaba a escribir la canción para Andrea con temor y temblor, es apropiado que termine la canción con temor y miedo en el versículo 120. Esto es, nuevamente, materia no típica de una canción de alabanzas para niños; pero me parece un final que encaja y es necesario para esta sección (y para la canción). El castigo de los malhechores debe inspirar en nosotros un temor reverente. ¿Rechaza Dios al malvado? Acordémonos de evitar sus falsos caminos de la manera en que evitamos su condenación. ¿Hemos escapado de la condenación? Acordémonos que sólo escapamos por la gracia de Dios, por su contínua bondad hacia nosotros a pesar de nuestras falles y nuestros pecados.

 

 

 

Image courtesy of tharkul / FreeDigitalPhotos.net

 

 

Los comentarios están cerrados.