Zain: Salmo 119:49-56

ZainDebemos prestar mucha atención a la manera en la que este sección comienza: “Acuérdate.” A parte del hecho que esa palabra empieza la sección, existen dos cosas que realmente hacen que resalte. La primera es que es la única petición que el salmista hace en estos ocho versículos. (Compara esta a la sección He, versículos 33-40, donde hay nueve peticiones). La segunda es que la palabra se repite dos veces más, en una manera un poco diferente, en los versículos a continuación. Es más que una coincidencia; en Hebreo, estas palabras comienzan con la letra Zayin, y cada una es la primera palabra de los versículos en los que aparece.

Recordándole a Dios de sus promesas y pidiéndole que las cumpla es una manera de orar recurrente en la Biblia. A Dios le agrada cuando nos adherimos a su palabra y El se deleita en cumplirla.

El ánimo en este pasaje alterna de versículo a versículo, de adelante hacia atrás, de confort a persecución, de paz a gran emoción.

50 paz en medio de aflicción
51 gran burla del soberbio
52 consolación que viene de los juicios de Dios
53 el horror
56 canciones a lo largo de la jornada de la vida

El salmista parece a veces casi literalmente en las garras de sus emociones: Horror se apoderó me mí. No es el único lugar en el salmo donde el salmista reacciona a las acciones de la
impiedad con gran emoción:

Ríos de agua descendieron de mis ojos,
Porque no guardaban tu ley. (136)

Mi celo me ha consumido,
Porque mis enemigos se olvidaron de tus palabras. (139)

Las emociones en la sección Zayin son típicas del salmo, así como también lo es la constante fidelidad del salmista. ¿Cómo responde él a la burla del soberbio? Ignorándoles, y acudiendo a la
palabra de Dios. Esta respuesta a la persecución se ve a través del salmo:

Príncipes también se sentaron y hablaron contra mí;
Mas tu siervo meditaba en tus estatutos. (23)

Compañías de impíos me han rodeado,
Mas no me he olvidado de tu ley. (61)

Contra mí forjaron mentira los soberbios,
Mas yo guardaré de todo corazón tus mandamientos. (69)

Los impíos me han aguardado para destruirme;
Mas yo consideraré tus testimonios. (95)

Me pusieron lazo celebrity porn pics los impíos,
Pero yo no me desvié de tus mandamientos. (110)

¡Que mi respuesta a ataques personales sea tanto calmada y constante! Como William S. Plumer remarcó sobre el versículo 51, “No le hace daño al cristiano que los perros le ladren.” ¡Y que nunca ceda a mis principios sólo porque alguien se burla de mi. “Es peor negar tu fe porque se burlen de ti a negarla por terror”, comenta Maclaren, comparando los versículos 23 y 51. “La lección no es innecesaria en el día cuando se burlan de la adhesión y obediencia a la Palabra, refiriéndose a una inteligencia inferior”. (¿No te alegra que las cosas se han vuelto mucho más fáciles para los cristianos desde los tiempos de Maclaren?)

El Dr. A. Cohen considera los “juicios” del vers´culo 52 como juicios pasados de Dios contra el malvado. El salmista se consuela así mismo, el dice, “En la lección enseñada por experiencias
pasadas, que al final, los soberbios serán humillados”. Pero mientras el castigo de Dios para el malvado es seguramente parte de nuestro consuelo, la palabra “juicios” también puede ser intepretada como el trato de Dios con aquel que es fiel. Siempre podemos confiar en El en el prsente porque sabemos lo que El ha hecho por nosotros en el pasado. “Tomó luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó Jehová.” (I Samuel 7:12)

El versículo 54 es uno de los mayores puntos del salmo, retratando en pocas palabras el profundo tema del peregrinaje en el samo (vs 19) y el deleite en la palabra de Dios: “Este mundo no es mi hogar; a veces me siento como un extraño porque lo soy. Pero las leyes de Dios se han convertido en más que un deber, un consuelo—ellas son mi gozo, mi deleite, mi canción”.

Yo he tenido esta bendición literalmente, mientras escribo las melodías para el salmo 119 en español. Mi esposa, Jodi, quien me ha escuchando trabajar en las canciones y las ha escuchado en
la iglesia, a veces se queja (con buen humor, eso espero), “¡Me levanto en medio de la noche con esas canciones sonando en mi mente!” Si, eso me pasa a mi también. Y a veces, repaso los versículos hasta dormirme. Y si llego al versículo 55 o 148, pienso, “¡Ey, lo estoy logrando!”

Versículo 55. – En la noche. Nunca hay un tiempo en el que no es apropiado acudir a Dios y pensar en su nombre. En la oscuridad de la media noche, en la oscuridad de la depresión mental, en la oscuridad del la providencia externa, aún ahí, Dios es un tema que encaja.

–William S. Plumer

“Estas bendiciones tuve porque guardé tus mandamientos” dice el salmista en el versículo 56. ¿A qué se refiere con “Estas bendiciones”? Podría referirse a cualquier bendición de los versículos anteriores, o a todas ellas: la esperanza, el consuelo en aflicción, una vida vivificada, los estatutos que se hacen cánticos, o el recuerdo de Jehová en la noche. O quizá la bendición es guardar los mandamientos de Dios; cuando obedecemos los mandamientos de Dios, el galardón es la capacidad de guardarlos más. La ley de Dios es su propia bendición:

Cualquier ventaja que los demás hayan tenido que yo no haya disfrutado, he tenido el supremo privilegio de guardar Tus estatutos. Si este es el significado, esa es la nota clave de la siguiente estrofa.

–A. F. Kirkpatrick

La conexión entre el final de esta sección y el principio de la siguiente es definitivamente la más fuerte: “Estas bendiciones”; ‘Mi porción”. Mi porción; mi parte; mi herencia; mi heredad. (El
versículo 111: “Por heredad he tomado tus testimonios para siempre, Porque son el gozo de mi corazón.”)

De hecho, la heredad del creyente podría ser no sólo todas las bendiciones mencionadas arriba, sino también toda la vida, incluyendo las cosas desagradables. Como As Alexander Maclaren dice:

Vs. 56 mira hacia la vida mezclada del bien y el mal en el pasado, donde algunos de las tristezas acaban de ser tocadas, y habla de un profundo contentamiento con su porción. Aún cuando existan
cosas que han sido retenidas o retiradas por parte de Dios, existe una parte de nuestra vida que definitivamente ha sido bendecida—y ella es, el hecho de que Dios nos ha ayudado a guardar sus estatutos. Aquellos que deciden deliberadamente preferir el bien de Dios a cualquier cosa son felices y sabios.

Memorización

Parece natural dividir esta sección en tres partes, reflejando la triple repetición de la forma de la palabra “Acuérdate”.

La página veía bastante bien y por eso no me atreví a marcar la recurrencia de la palabra “consuelo” (“me consolé”, de hecho, la segunda vez), pero quizá quieras anotarla.

Resalté el versículo 54 para reflejar su papel prominente en esta sección y en todo el salmo—o quizá sólo porque es uno de mis favoritos.

La segunda imagen parece un poco rara, pero espero que funcione como un vínculo entre los versículos 56 y 57. Se ha convertido en algo mío: esta es mi herencia, mi tesoro, mi nido, mi porción. Vale, esta imagen quizá no te sea útil, pero hay algo interesante en la memoria—si no te gusta la imagen, quizá termines recordando el pasaje mucho mejor.

Los comentarios están cerrados.